miércoles, 26 de noviembre de 2014

Sal de ahí

miércoles, 26 de noviembre de 2014
The world is a book and those who do not travel read only one page.
El viaje comienza en el mismo momento en que escribes el destino en Google, es cierto. Sin que lo sepas, pero ya estás viajando: como sin quererlo empiezas a imaginarte allí. Y poco a poco las cuerdas se van trenzando, no por tí sino por ellas mismas -si las dejas-.
Los aviones y los aeropuertos son un tedio tremendo, pero hay pocas sensaciones más desconcertantes que la bofetada que te llevas al bajar del avión en un país que está a mil o diezmil kilómetros de tu zona de comfort. Cada lugar elige a su embajador particular para darte la bienvenida: la humedad, el frío, la contaminación, el olor a especias, el caos, la pulcritud. Bienvenido al mundo.

Lo bueno de un viaje es que nunca te sientas como en casa: como en el cuento de la princesa y el guisante, algo debería incomodarte cada noche. No viajas para tener mejores vistas ni para tomar mejores fotografías: viajas para exponerte al mundo, y eso, no tiene más remedio que raspar un poco.

No te quejes del tiempo ni de la comida, y no seas el típico coñazo que compara constantemente lo suyo con lo tuyo: hay mierda en todas partes. Tampoco reniegues de tu origen: ser apátrida no es moderno, es de idiotas. No ruegas una cerveza utilizando el condicional, ni crees en Buda ni consideras digno sentarte a la mesa en nochebuena si no hay una bandeja de langostinos cocidos en ella.

Viajar no es un trabajo: no tienes que dar explicaciones, ni cumplir objetivos ni dejarte arrastrar por la ciudad en interminables jornadas de doce horas. No tienes que recolectar evidencias para demostrar nada a nadie: no hay viajes peores ni mejores. Preocúpate entonces de volver a casa con la maleta llena de polvo, un montón de ropa sucia y barba de varios días.

Date un baño de agua caliente, pero no te apresures en deshacer la maleta: no tienes tanta prisa por volver a tu vida. Deja que el viaje continúe un poco más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Evocador © 2014