lunes, 23 de noviembre de 2015

Adicción al bálsamo labial

lunes, 23 de noviembre de 2015
Se repite una y otra vez: nunca había utilizado bálsamo labial, pero con el frío o bajo unas determinadas circunstancias se me cortaron los labios y comencé a utilizarlo, cada vez más, hasta hoy. De todos los colores, sabores, formas y nombres. Lo cierto es que una y otra vez se ha puesto bajo sospecha que esos pequeños botecitos (con un precio desorbitado) que acabamos repartiendo por todas partes terminan enganchándonos.


Primera afirmación: los bálsamos labiales no provocan adicción. No hay en ellos ningún componente que genere dependencia y nos lleve a necesitar cada vez más. Ahora bien, la gran mayoría de ellos contienen un ingrediente que hace que su uso sea recurrente. Hablamos del petrolato o parafinum: búscalo en la lista de ingredientes de tu protector labial, lo más probable es que esté ahí. Se trata de un derivado del petróleo cuya principal ventaja es que crea una película protectora en nuestra piel que nos protege de los agentes externos (frío, viento, contaminación, etc). Problema: no transpira, y por tanto perjudica la hidratación y transpiración de los labios.

Lo que sucede con el petrolato es que crea una película protectora en nuestros labios que de alguna forma acaba perjudicando la propia hidratación, y haciéndolos por tanto más dependientes de la hidratación externa (proporcionada por otro de los componentes del bálsamo labial). En algunas situaciones extremas este es un mal menor, pero lo cierto es que en el día a día de la mayoría de nosotros lo que realmente necesitamos es algo de hidratación y no esa película protectora.

Así es que a base de cubrir nuestros labios una y otra vez con petrolato, la hidratación natural de éstos deja de ser efectiva y acabamos necesitando de hidratación externa. Por eso cuanto más usamos los bálsamos labiales sentimos que más los necesitamos. Por suerte, hay bálsamos labiales sin estos ingredientes, y dicen por ahí que en un par de semanas se pierde la capa de petrolato.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Evocador © 2014