jueves, 12 de noviembre de 2015

DOOC

jueves, 12 de noviembre de 2015
Parándome a pensar he descubierto que llevo años sin pisar una tienda de decoración que no pertenezca a una cadena, o al menos que reúna un mínimo de calidad (chinos excluidos). En los últimos ocho años he vivido en siete casas diferentes, distribuidas en cuatro ciudades y tres paises, y absolutamente todas las he amueblado desde cero. Y recapitulando, todos esos muebles y objetos han salido de grandes cadenas: IKEA, Target, El Corte Inglés, Tiger, HEMA, Carrefour, Habitat, Natura, etc.


Hace unas semanas entré a DOOC y me dí cuenta de que había perdido la sensación de entrar a una tienda sin grandes stocks, en la que cada pieza ha sido colocada meticulosamente y todo se presenta cuidado. Una tienda (en Malasaña) donde no hay nada feo o de mala calidad, y donde cada objeto tiene una historia detrás. Una tienda que presenta una selección hecha con un gusto exquisito, fino y delicado, y donde te atienden sin prisas y con cariño.

La selección de objetos va desde lámparas a piezas de bisutería, pasando por láminas, jarrones, candelabros, platos decorativos, juegos de té, sillas y un larguísimo etcétera. La tienda lleva abierta unos pocos meses, y cada vez incorporan más elementos a su catálogo. Además, algunos de los diseños son propios e incluso ofrecen servicios de interiorismo.

En DOOC uno tiene la sensación de que, nada más entrar, ya han hecho un gran trabajo por tí: han seleccionado sólo cosas que merecen la pena. Luego, uno descubre el por qué o el dónde de cada pieza: unos cuadros con láminas de @_depeapa, una diseñadora de Granada, unos collage impresionantes de @von_lars, una chica gallega afincada en Madrid, o unas lámparas con forma de mono del diseñador Marcantonio Raimondi Malerba. Artistas que empiezan y se defienden vendiendo sus obras en Etsy, junto con diseños mucho más maduros o piezas de diseño propio: este es el pequeño bazar que encontramos en DOOC y que funciona perfectamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Evocador © 2014