martes, 9 de mayo de 2017

Minimalismo

martes, 9 de mayo de 2017
Corren editoriales de revistas sobre estilos de vida hablando sobre el minimalismo: páginas que nos presentan la última y nueva tendencia. Hay gente ganándose la vida con sesiones de coaching sobre minimalismo o ayudándote a tirar a la basura la mitad de la mierda que acumulas en casa. Rezan que hay que centrarse en lo imprescindible y despojarse del resto, y a colación intentan venderte su libro o te cuelan tres páginas a todo color anunciándote más ropa y más perfumes y más cremas para el caso de las revistas. Dar abrazos, comer sano y, sobre todo, poseer lo mínimo. Poseer, en realidad, es la palabra tabú del minimalismo: la nueva intolerancia de la sociedad que han diseñado para el 2017.

El minimalismo, en verdad, habla un poco de todo aquello sobre lo que trata esta web: de centrarse en lo que de verdad importa, y olvidar el resto. Lo hace con filtros de Instagram e imágenes con frases sobreimpresionadas compartidas en Facebook, pero el mensaje es consistente. Un viaje hacia el interior propagado a golpe de red social.

Guardar en un cajón la tarjeta de El Corte Inglés, los descuentos del Carrefour y apagar el puñetero móvil. Sacar del armario las docenas de camisetas, pantalones, jerseys y abrigos que hace al menos dos o tres años que no te pones. Olvidarte de los salones barrocos que Ikea te invita a reproducir en tu casa, cuando en realidad en una casa sólo deberían rebosar los libros y los amigos: el resto son siempre cosas que nos empeñamos en mantener pese a que hayan caducado.

Hay que volverse selectivo: ser capaz de discernir sobre lo que sí y lo que no. Los amigos que sí, los lugares que sí, las conversaciones que sí, las comidas que sí, las fiestas que sí, los abrazos que sí. Procurar que cada uno de los pasos que das no sean fruto de la inercia: que exista algo de consciencia y algo de intención en cada cosa que hagas. No privarte nunca del privilegio de disfrutar de aquello que te ocupa en cada momento. Conocerte un poco mejor y quererte un poco más. Evitar ahogar tus penas en los pasillos de los centros comerciales, vendiendo pedazos de tu vida a cambio de ropa de usar y tirar.

El minimalismo es la reacción a la idea que vendieron a nuestros padres de que el desarrollo, la modernidad y el progreso venían a golpe de talonario: que así como fuera de grande tu coche, tu casa o tu armario, así de grande sería tu felicidad. Idea que las generaciones posteriores nos hemos encargado de extremar hasta el punto de casi postrarnos ante el último modelo de iPhone.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Evocador © 2014